Buscar este blog

Cargando...

domingo, 19 de junio de 2011

ARTIGAS, EL PRIMER GRAN CAUDILLO FEDERAL (I)

Hoy se conmemora un nuevo aniversario del nacimiento de uno de los más grandes revolucionarios que dio el continente: don José Gervasio Artigas Arnal.

Los argentinos sabemos muy poco de Artigas, aunque una buena parte de la historia de Córdoba -por lo menos la de aquellos años que siguieron a 1810- está estrechamente ligada a él. Desde este modesto blog quisiera hacer un pequeño aporte a la difusión de su vida, en el Bicentenario del Inicio del Proceso de Emancipación Oriental.


¿Quién fue José Artigas?

Artigas fue un bárbaro, un rebelde, un bandido, según la «historia oficial», aquella narrada por los hombres «cultos» y «civilizados» de Buenos Aires de fines del siglo XIX; es decir, para la elite social de aquel tiempo. Para el pueblo de la Banda Oriental, en cambio, fue un hombre que entendió como nadie el sentir de los gauchos y los aborígenes de su tierra. Fue, además, quien vislumbró el momento oportuno de romper las cadenas que nos ataban a España y quien entregó sus mejores esfuerzos por la libertad, no sólo de su Patria sino de toda la región. En síntesis, fue el más grande impulsor de un auténtico federalismo, un hombre fiel y absolutamente consecuente con sus convicciones políticas.


La Revolución de Mayo

Organización política de América a principios del siglo XIX
Corría 1810 y la organización política del continente no era ni remotamente parecida a la actual. El Imperio Español, el Reino Unido de Portugal y el Reino Unido de Gran Bretaña se repartían las tierras americanas y habían organizado colonias de las que extraían sus riquezas.

El actual territorio de la República Argentina se denominaba Virreinato del Río de la Plata y su capital era Buenos Aires, una ciudad comercial y administrativa. Montevideo, en la otra ribera del Plata, también formaba parte de este virreinato pero, en cambio, se había organizado como una fortaleza. En esta ciudad se concentraba la armada española y una guarnición militar realista.

En mayo de 1810, a través de una goleta británica, llegan noticias «frescas» al puerto de Buenos Aires: gracias a las publicaciones del mes de enero de ese mismo año, los porteños se enteraron de que la Junta Central de Sevilla ya no gobernaba España, sino que los franceses de Napoleón Bonaparte habían tomado el control de toda la península.

En pocos días estalla la Revolución y se conforma la Primera Junta de gobierno, integrada mayoritariamente por criollos. Si los españoles ya no gobernaban la metrópoli, ¿por qué seguir obedeciendo a españoles, en las colonias de América? El virrey Cisneros, representante de la corona borbónica en nuestro continente, se ve forzado a renunciar.

Fortaleza de Montevideo
Los gobernantes de Montevideo desconocen la decisión de Buenos Aires y nombran a Francisco Javier de Elío como virrey del Río de la Plata, quien declara la guerra a la Junta de Buenos Aires. Sin embargo, hasta los mismos criollos de la Banda Oriental -actual República Oriental del Uruguay- se niegan a reconocer a de Elío como autoridad.

Así, en febrero de 1811, José Artigas desertó del Cuerpo de Blandengues, una unidad militar de caballería con sede en la ciudad de Colonia del Sacramento (actual Uruguay), y puso su liderazgo a las órdenes de la Junta de Buenos Aires. Comienza de este modo su lucha por la libertad del pueblo oriental


De «El grito de Asencio» a la batalla de Las Piedras

«La mañana de Asencio», óleo de Carlos Herrera
Pocos días después de la deserción de Artigas, en febrero de 1811, otros dos patriotas orientales -Venancio Benavidez y Pedro José Viera- organizan una milicia y comienzan las acciones revolucionarias contra las autoridades españolas en Montevideo. Este hecho histórico, conocido como «Grito de Asencio», marcó el inicio de Artigas como caudillo y líder oriental.

En marzo de 1811, Artigas recibe el grado de teniente coronel de mano de la Junta de gobierno de Buenos Aires y pide combatir en su patria, contra las fuerzas realistas de Montevideo. Por su conocimiento de la zona y por el respeto que le tenían sus pobladores recibe 150 soldados y 200 pesos para organizar un regimiento capaz de hacer frente a los españoles.

En mayo de ese mismo año con sus soldados, más los criollos que decidieron sumarse a la lucha por la liberación de la Banda Oriental, Artigas obtuvo su primer triunfo en la batalla de Las Piedras.

Sobre la importancia histórica de esta batalla, el historiador Alberto Zum Felde consideró que sin Las Piedras «la Revolución de Mayo hubiera sido ahogada a los pocos meses» («Evolución Histórica del Uruguay», pág. 44. Montevideo, 1945).

Batalla de Las Piedras, el primer triunfo militar de José Artigas

____________________________________________________________


A continuación, te reproduzco una serie de historietas producidas en Uruguay con motivo de la conmemoración del Bicentenario de los hechos históricos de 1811. El proyecto «Bandas Orientales» pretende «aportar a la comunidad un conjunto de relatos que cuenten desde un punto de vista original los hechos que fueron marcando el proceso rebelde de los orientales a lo largo del año 1811» (http://www.bandasorientales.com.uy/el-proyecto/). Es una forma muy creativa y artística de difundir aquellos importantes momentos que cambiaron el rumbo histórico de nuestra región.


Espero que disfrutes tanto como yo de esta hermosa tira de cómic titulada «Robo al Rey», que relata algunos aspectos de la batalla de Las Piedras. El guión pertenece a Roy (Pablo Leguísamo) y el texto, a Bea (Beatriz Leibner). Esta y otras historietas han sido publicadas en el marco del Bicentenario Uruguay en el sitio web Bandas Orientales.


Para poder leer los globos de diálogo o los cartuchos, hacé clic sobre la imagen.




















































































































































































































 
____________________________________________________________



En próximas entradas publicaré más aspectos de la vida de este hombre inmortal que tanto contribuyó a la independencia de nuestros pueblos.

3 comentarios:

  1. hola prof :esta requete bueno lo que pusisite y mas la historieta.
    chauu

    ResponderEliminar
  2. Horacio:
    Recién nos enteramos que usaste una de las historietas de Bandas Orientales en tus clases. Nos alegra ver cómo nuestro trabajo sirve para interesar a los chicos en la historia de nuestra tierra. Te invitamos a seguir entrando al sitio de Bandas Orientales donde cada mes publicamos una nueva historieta. En la última ("Carpincho") se cuenta cómo los orientales rechazaron los planes de Sarratea de hacer la paz con los españoles de Montevideo. En los próximos meses veremos cómo la población de la Banda Oriental abandonó sus tierras para seguir a Artigas en su retirada hacia Entre Ríos, el episodio fundacional de la nacionalidad oriental y de la idea federal en Artigas.
    Te mandamos un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Mi estimado Alejandro:

    Gracias por tu comentario, muy amable.

    En efecto, me he propuesto difundir en mi blog la vida y obra de don José Artigas, un hombre fundamental en la construcción de la América libre y que, por sus invaluables aportes al federalismo de la región, merece una mayor difusión en nuestro país.

    En junio de este año había comenzado a escribir teniendo en mente este objetivo, pero las distintas actividades escolares me han impedido continuar. Sin embargo, es algo que sin duda concluiré ni bien pueda.

    Muchísimas gracias por tus sugerencias. Desde luego que las tendré especialmente en cuenta.

    Un abrazo fraterno.

    ResponderEliminar