Buscar este blog

Cargando...

viernes, 9 de julio de 2010

9 DE JULIO - DÍA DE LA INDEPENDENCIA





Recordar qué fue lo que ocurrió un 9 de julio de 1816 no es tarea sencilla. Al menos eso parece cada vez que se acerca esta fundamental fecha patria. Incluso a muchos adultos les ocurre lo mismo que a los chicos en edad escolar.
¿La Independencia de nuestro país se concretó un 25 de mayo o un 9 de julio? ¿Fue en 1810 o en 1816? ¿Buenos Aires o San Miguel de Tucumán?
Pues bien, en esta entrada intentaremos hacer un brevísimo resumen de ambos hechos históricos puesto que están íntimamente relacionados. Después, una reflexión.

25 de Mayo de 1810 - Revolución de Mayo

Nuestro país era una colonia española, gobernada por un virrey español a nombre del rey Fernando VII.

En la España de 1810 este rey ya no gobernaba: había caído preso en manos de Napoleón Bonaparte (que había invadido la península ibérica). En su lugar lo hacía una «Junta Suprema Central» en la sureña ciudad de Sevilla; es decir, un órgano de gobierno integrado por nobles españoles.

Los habitantes de Buenos Aires se habían enterado, pocos días antes del histórico 25 de mayo, que en España ya no gobernaba ningún español: incluso la Junta Central de Sevilla había sido disuelta por los franceses de Bonaparte. Por este motivo los porteños, en el Cabildo de Buenos Aires, decidieron destituir al virrey Cisneros y poner en su lugar a un criollo; es decir, a un descendiente de español pero nacido en el continente americano.


Este hecho fue revolucionario: una de las principales consecuencias fue un gran cambio en la relación entre el pueblo y quienes gobernaban. Poco a poco se fue dando paso a la soberanía popular. Quienes impulsaban esta nueva idea -Castelli, Moreno, Monteagudo- sostenían que, en ausencia de las autoridades españolas, el pueblo tenía derecho a designar a sus propios gobernantes.

Con el tiempo, la soberanía popular se afianzará dando paso a algo que hoy nos parece natural, obvio y hasta cotidiano: la mayoría de la población es quien elige, al gobierno en ejercicio. Este es uno de los conceptos centrales por los que se habla de «Revolución». Antes del 25 de mayo sólo una persona, el rey de España, decidía quién gobernaba nuestras tierras y, desde luego, debía ser un español.


Pero, ¿comenzamos a ser independientes el 25 de mayo de 1810? Está claro que no, pero comenzó a crecer en los criollos del Río de la Plata la idea de que podíamos declararnos independientes, tal como ya lo habían hecho los EE. UU. Al fin y al cabo, las Trece Colonias habían podido cortar sus lazos con el Reino Unido de Gran Bretaña, su antigua metrópoli, en 1776. ¿Por qué no podríamos hacer lo mismo con respecto al Imperio Español?

Pero para lograr la independencia total de las Provincias Unidas del Río de la Plata había que organizar el territorio y «convencer» a algunas provincias que no estaban de acuerdo con las ideas de libertad de los criollos de la Revolución de Mayo. Es por eso que transcurrieron poco más de seis años.

Como estuviste leyendo hasta ahora, en mayo de 1810 había estallado en el Virreinato del Río de la Plata una revolución en la que se reemplazó el gobierno del virrey por una Junta presidida por criollos. Prácticamente el mismo fenómeno político y social había ocurrido en el resto de la América hispana. Año tras año la idea fue madurando: ¿por qué no nos independizamos definitivamente de España?

En 1814 el ejército español en Europa derrotó a las fuerzas francesas de Napoleón Bonaparte. El rey Fernando VII volvió a su trono y, obviamente, ordenó la recuperación de las colonias de América que desde hacía cuatro años pretendían gobernarse por sí solas.

Con este panorama político en Europa, la mayoría de las provincias del ex Virreinato del Río de la Plata envió sus representantes al Congreso, que tendría lugar en la ciudad de San Miguel de Tucumán.
La situación política de la región era muy compleja y resultaba difícil ponerse de acuerdo en cuestiones tan serias para el futuro de la Patria. Algunas provincias, como Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes y la Banda Oriental (la actual República Oriental del Uruguay) se oponían al centralismo de Buenos Aires y su permanentes deseos de controlar el puerto sólo para ellos.

José Gervasio de Artigas, caudillo nacido en Montevideo e inspirado en las ideas independentistas de los EE.UU., «fue el representante más vigoroso del proyecto de organización federal de las Provincias Unidas», según el historiador Pacho O'Donnell (Caudillos Federales. El grito del interior. Pacho O'Donnell, Grupo Editorial Norma. Pág. 39). Sus ideas tuvieron influencias en varias provincias: Misiones, Entre Ríos, Corrientes, Santa Fe, parte de Córdoba y, por supuesto, la Banda Oriental. Estos territorios se denominaban la "Liga de los Pueblos Libres"» y se habían unido para enfrentar al autoritarismo de Buenos Aires.

Fue Artigas quien el 29 de junio de 1815, es decir un año antes de la Declaración de la Independencia que hoy recordamos, convocó a un congreso en el que las provincias antes mencionadas se declararon independientes de todo poder extranjero. Ratificó, además, el uso de la bandera creada por Belgrano, a la que le agregó un par de listones rojos, que era el color que identificaba a los federales.


9 de Julio de 1816 - Declaración de la Independencia

El 9 de julio de 1816, en la casa de doña Francisca Bazán de Laguna -la histórica "casa de Tucumán"- se realizó el denominado Congreso de Tucumán. A esta asamblea concurrieron los diputados de la mayoría de los territorios de las Provincias Unidas, excepto aquellas regiones que habían sido recuperadas por los españoles y las provincias que respondían a Artigas (La Liga de los Pueblos Libres o también llamada Liga Federal). Estas últimas habían resuelto no asistir «en protesta por la actitud del gobierno porteño de fomentar la invasión portuguesa de la Banda Oriental para terminar con Artigas» (Felipe Pigna en: http://www.elhistoriador.com.ar/biografias/a/artigas.php)

Pues bien, en la Asamblea de aquel 9 de julio comenzó la discusión por la definitiva independencia de España. Dicha discusión se estancó cuando los diputados tuvieron que debatir sobre la forma de gobierno que conduciría al nuevo Estado llamado "Provincias Unidas en Sud América": algunos afirmaban que debía ser un reino americano, los cordobeses preferían un sistema federal; los porteños insistían en un modelo unitario, es decir, que la capital (Buenos Aires) decidiría -entre otras cosas- quién sería el gobernador de cada provincia.

En marzo de 1817, y a causa de las dificultades que tenían los diputados para viajar a Tucumán, se decidió el traslado del Congreso a Buenos Aires. No obstante, algunos se resistieron y, a cambio, propusieron a Córdoba como sede de la Asamblea, pero la idea no prosperó.

Se reiniciaron las sesiones tratando de organizar la administración: ordenar las finanzas públicas, pagar los préstamos contraídos y regularizar el funcionamiento de las aduanas. Por otra parte, el gobierno -encabezado por Juan Martín de Pueyrredón- tenía como objetivo apoyar el proyecto emancipador del general José de San Martín quien, partiendo de Cuyo, años más tarde libertaría Chile y Perú, asegurando de esta manera la independencia real de nuestro territorio, pues ya no estaría amenzado por los ejércitos españoles.


Años más tarde, en 1819, el Congreso sancionó una Constitución que, como temían los caudillos federales, establecía un sistema de gobierno centralista: la sede del poder estaría en Buenos Aires y proclamaba los derechos de la Nación, pero no se ocupaba de las provincias. Esto fue rechazado por estas últimas, lo que terminó dando inicio a una etapa sangrienta de nuestra historia en la que se enfrentarían dos posturas políticas irreconciliables: los unitarios y los federales.

___________________________________________


Para que sigas aprendiendo, te invito a que consultes este material en la Biblioteca de nuestra Escuela. Tomá nota del código del DVD, CD o libro y entregáselo a la bibliotecaria para que facilites su búsqueda.
Libros
«El Congreso de Tucumán» Cód. 982 CLA 8599


___________________________________________



Para que te preguntes y me cuentes.


¿Por qué se habrá declarado la independencia recién en 1816 y no antes?

En tu opinión, ¿qué significa ser independiente (como persona y/o país)?

¿Los países de la actualidad son independientes?



___________________________________________

5 comentarios:

  1. Muchas gracias por su comentario, María Alejandra.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  2. Soy estudiante, estoy en el tercer año del profesorado en inglés y como me apasiona la historia, me ofrecí a escribir el discurso del 9 de julio. Buscando material es que realicé todo lo que se dice y lo que no de aquél día; lo que nos deja mucho por reflexionar...quería agradecerte de antemano, ya que tus preguntas serán las base de mi discurso. ¡Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  3. Estimado Anónimo de las 18:05. Gracias por su comentario. Nos alegra saber que hemos contribuido modestamente en su trabajo.

    Un muy cordial saludo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por compartir este material de buena calidad y didáctico. Saludos

    ResponderEliminar